Puntos de acupuntura prohibidos durante el embarazo

acupuntura_embarazo

Seguridad de la acupuntura durante el embarazo

 

Un estudio realizado en el 2015 publicado por el British Medical Journal investigó el hecho de que, aunque la seguridad de la acupuntura en el embarazo está razonablemente bien aceptada, sigue habiendo debate sobre la punción en los acupuntos históricamente considerados como «prohibidos» durante el embarazo. Este artículo revisa la literatura científica sobre este tema.

Hallazgos principales: no hay evidencia objetiva de daño después de la punción en los puntos prohibidos.

La frecuencia de eventos adversos generales es comparable a la reportada por estudios prospectivos de punción aguda fuera del embarazo y la asociada con intervenciones no relacionadas con la acupuntura. La mayoría de los efectos adversos son efectos menores y no obstétricos, que incluyen desmayos, caídas transitorias de la presión arterial, somnolencia, molestias por punción y hemorragia localizada o hematoma, situaciones que pueden darse en cualquier sesión.

Ningún aborto espontáneo, parto prematuro u otras complicaciones obstétricas se consideraron atribuibles a la punción aguda en ninguna de las revisiones.

Esto explica la mayor preocupación ente acupunturistas, donde la paciente experimenta un aborto espontáneo o da a luz prematuramente y se atribuye este efecto al tratamiento de acupuntura por asociación.

En conclusión, la acupuntura en los acupuntos prohibidos:

  • no aumenta el riesgo de resultados adversos del embarazo en ensayos clínicos controlados
  • no se asocia con mayores tasas de resultados adversos del embarazo en estudios observacionales
  • no induce aborto espontáneo o trabajo de parto

Se recomienda que los acupunturistas utilicen los mismos principios básicos con respecto al tratamiento de la mujer embarazada, es decir, tratar solo cuando sea necesario. Siempre es una buena práctica llevar a cabo una evaluación de riesgos individualizada: evaluar los beneficios antes de proporcionar acupuntura a cualquier paciente. En consecuencia, puede decidirse no tratar a una mujer embarazada en ausencia de cualquier condición que pueda ser tratada con acupuntura. Sin embargo, dado las numerosas indicaciones basadas en evidencia para la acupuntura obstétrica y la falta de evidencia objetiva de daños detallado en este artículo, es muy probable que los beneficios pesen a favor de continuar con el tratamiento de acupuntura ante la posibilidad razonable de obtener resultados positivos para la paciente, puesto que pueden superar los riesgos históricos o teóricos.

 

Más información

Artículo completo en inglés en Research Gate