Moxibustión

La moxibustión es una técnica de la Medicina Tradicional China que implica la quema de artemisa, una hierba esponjosa de propiedades antiinflamatorias, analgésicas, calmantes y desinfectantes (entre otras) que favorece el proceso de homeostasis. La moxibustión ha sido usada por todo el continente asiático durante miles de años; de hecho, el carácter chino actual para escribir la palabra acupuntura, traducida literalmente, significa «acupuntura-moxibustión». puro de moxa

Hay dos tipos de moxibustión: directa e indirecta. En la moxibustión directa, una cantidad pequeña de moxa, en forma de cono, es colocada sobre una base ignífuga encima de un punto de acupuntura. El cliente experimentará una sensación de calor agradable que penetra en la piel, pero no dolor.

La moxibustión indirecta es la forma que más se utiliza actualmente. En ella se enciende el extremo de un puro de moxa que se sostiene cerca del área deseada durante varios minutos hasta que se ponga ligeramente roja. Otra forma de moxibustión indirecta es junto con la aguja. La aguja se inserta en el acupunto y la moxa se inserta y retiene en su mango, generando así calor en él y sus alrededores. Después de que el efecto deseado es conseguido, la moxa se apaga y la aguja se retira.

En la Medicina Tradicional China, la moxibustión se aplica al cliente que tiene una condición de frío o estancamiento. La quema de moxa desaloja el frío y calienta los meridianos, consiguiendo llevar el flujo de Qi y de sangre de manera uniforme.